viernes, 1 de febrero de 2013

Pequeños placeres

Me pregunto a menudo qué gracia tendría la vida si no le diéramos de vez en cuando pequeñas dosis de alegría y caprichos sencillos. Después de las largas jornadas de trabajo, a mi me resucita una duchita con agua bien caliente, para después ponerme ropa cómoda y tener un pequeño descanso, que no está mal para empezar. Hoy por ejemplo la sorpresa me la ha dado mi chico, que se ha presentado en mi casa por sorpresa y ha compartido conmigo un rato de relax. Ayer, un ratito con las amigas para ponerse al día...y así cada día inventando algo para disfrutar de buenos momentos.

En el trabajo una también se puede dar un ratito de respiro ;) por eso siempre procuro llevar alguna chocolatina en el bolso, que eso siempre viene bien para reactivarse.

Por cierto, de casualidad, ayer me dí un pequeño capricho, encontrando, enterrados en una gran caja de cartón, dos libros con muy buena pinta, por solo 1 euro cada uno¡¡



Estaba dando una vuelta por Alcampo y me topé con las ofertas de todo a un euro. Como siempre, a mi me gusta lanzarme a la busca y captura de algún libro/dvd que me llame la atencíón. Aunque la gran mayoría de libros que había allí dentro no merecían la pena, siempre hay algunos tesoros enterrados.


2 comentarios:

  1. Que sería de nosotros sin un pequeño capricho de vez en cuando :DDD
    Te mereces mucho más!! Muaks!! :*

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón tienes, qué vida más triste si no nos dieramos de vez en cuando algún capricho!! A mí también me gusta llevar chocolatinas o gominolas en el bolso, jeje. Besos guapa

    ResponderEliminar