lunes, 6 de mayo de 2013

Caja de supervivencia

Mi último día de trabajo fue hace casi dos semanas. Fue un último día, como otros tantos, aunque menos doloroso. Sólo era un sitio de paso, un lugar donde huía de cuatro paredes que me asfixiaban y un techo que a veces llegaba a hundir mi cabeza en el suelo. Último día, trabajo duro pero intermitente, a media luz, escaso pero suficiente. Fin de una etapa, ya no tan desconocida, pero sí áspera y sin brillo, como un estado de coma, como una rutina pesada que consumía mis fuerzas y mi tiempo.

Se acabó la jornada de la despedida, sin apenas despedidas. Solo una lágrima mientras me dirijía a mi coche, simples nervios, quizá miedo a quedarme sola con mis pensamientos sobre qué vendrá después. Nadie me vió y de eso se trata. El escudo invisible y protector, que aprendí a fabricar allí dentro, seguía en alerta mientras me alejaba. En aquel momento, el descanso y la recuperación se asemejaba a la nada y la desconcentración. Ya en casa, me miré al espejo. ¿Dónde emplearé las fuerzas cuando las recupere?, no encontré la respuesta.

La primera noche tras el adiós, preguntaba a mi cuerpo por qué aun no se relajaba. Era pronto, creía que al día siguiente debía volver a esa gran caja de supervivencia. Necesitaba tomar impulso, buscar otros cielos y otras oportunidades, pero estaba cansado y aun acomodado a algo que, me empeñaba en explicarle, ya no existía. Le decía que descansase y no quería. Le obligaba a dormir y se negaba. En esas primeras horas tras el ajetreo de los meses anteriores, parar de golpe era complicado. Decidí, pues, escribir para desfogar, pero hacerlo sobre cosas tan personales y tan de madrugada es peligroso para el alma, porque no descansa en la larga noche y queda aun más agotada al despuntar el día. Un día que era importante. Un día en el que empezaba todo lo que hay más allá de aquella caja.




Leo un artículo de Paulo Coelho que comparte una amiga en Facebook. Explica que debemos cerrar puertas del pasado y abrir las del futuro, no lamentarse por lo ya ocurrido, mirar hacia adelante...lo intento y van surgiendo planes y esperanzas...pero sigo buscando lo esencial, mi sitio, trabajar en lo que realmente quiero. Como dice el gran periodista Manu Leguineche, 
¿qué queda del Periodismo si no hay ilusión, si no hay vocación, si no hay esperanza?.


Quizá pregunte al mar qué me depararán los nuevos vientos...

Quizá las olas me cuenten algun secreto, alguna esperanza...


Pues eso, que a pesar de todo, sigo creyendo en los sueños...